Saltear al contenido principal
Pilar Ribes: «L’equip Treballa A Fons Cada Dia Per Recuperar Les Bones Sensacions» || Pilar Ribes: «El Equipo Trabaja A Fondo Cada Día Para Recuperar Las Buenas Sensaciones»

Pilar Ribes: «L’equip treballa a fons cada dia per recuperar les bones sensacions» || Pilar Ribes: «El equipo trabaja a fondo cada día para recuperar las buenas sensaciones»

La jugadora de l’AE Penya Esplugues Pilar Ribes (Barcelona, 25 anys) assegura que l’equip treballa a fons cada dia per recuperar les bones sensacions per la qual cosa es declara convençuda que els resultats no trigaran a arribar.

Després d’iniciar-se en el futbol 7 a les categories inferiors del Futbol Club Barcelona, va estrenar-se al futbol sala amb el Pony’s FS. Pilar Ribes (pívot) va debutar a 1a divisió fa set temporades en el llegendari F.S. Gironella, d’on va passar a l’AE Penya Esplugues.  Graduada en Fisioteràpia per la Universitat de Manresa, considera que el sacrifici que comporta jugar en un equip d’elit val la pena, a pesar de l’enorme dedicació i l’alta exigència que significa.

Coberts els dos primers terços de la lliga com valores la trajectòria de l’equip i com veus els partits que falten?

Vam tenir un molt bon inici de temporada i, tot i que ara no estiguem en el millor moment, l’equip treballa a fons cada dia per recuperar les bones sensacions. Ens hem de prendre cada partit dels que queden com una oportunitat per treballar millor que l’anterior. Estic segura que aviat arribaran els bons resultats.

Quins són els teus objectius personals i col·lectius amb l’AE Penya Esplugues?

No soc una persona que es marqui objectius. Ara mateix i després d’una lesió greu com la que vaig tenir la passada temporada, el meu propòsit és millorar cada dia i recuperar el nivell i la forma d’abans. A nivell de club crec que seria molt xulo jugar la Copa ja que l’any passat se’ns va resistir per ben poc, però considero que l’objectiu del grup ha de ser millorar dia a dia.

Què representa per tu jugar a Futbol Sala?

Jugar a futbol per mi sempre ha estat més que un hobby. De petita jugava a futbol amb l’escola i després a futbol 7. Quan amb 13 anys vaig començar a jugar a futbol sala no m’hagués imaginat mai que arribaria on soc ara. Personalment, jugar a futbol sala en aquesta categoria ha estat una recompensa a tot els anys de treball. A mesura que augmenta l’exigència també ho fan els sacrificis però val la pena per poder disfrutar d’aquest esport.

A primers de setembre vas aixecar com a segona capitana de l’AE Penya Esplugues la Copa Catalunya 2018. Què va significar per una jugadora experimentada com tu? Pesa molt la responsabilitat de la capitania?

El fet de sortir elegida com a segona capitana va ser un orgull per mi. Veure que les teves companyes confien en tu no té preu. Per mi guanyar la Copa i poder aixecar el trofeu va ser increïble. Com ja he dit abans, venia d’una lesió que em va tenir apartada de les pistes vuit mesos i la final era el meu primer partit oficial. Així que no podia imaginar-me tornar de millor manera. Està clar que ser segona capitana és una responsabilitat, però també és cert que ser la segona no comporta tant com la primera. Malgrat això, si les companyes han decidit que sigui així, s’ha d’intentar estar a l’alçada de les circumstàncies. Per mi és la primera vegada i encara tinc molt per aprendre.

El futbol sala masculí té una forta projecció publica. No és el cas del femení. Trobes que les coses estan canviant?

És evident que de mica en mica les coses van canviant. Els últims anys hi ha hagut avenços però també és cert que encara queda camí per fer. Amb la primera Eurocopa aquest any s’ha fet un gran pas i cada cop hi ha més implicació per enfortir el futbol sala femení, perquè cada dia tingui més jugadores, perquè tingui més visibilitat i perquè cada dia tingui més repercussió en el món de l’esport.

_____________________________________________________________________________________________________________________

La jugadora de la AE Penya Esplugues Pilar Ribes (Barcelona, 25 años) asegura que el equipo trabaja a fondo cada día para recuperar las buenas sensaciones por lo que se declara convencida de que los resultados no tardarán en llegar.

Tras iniciarse en el fútbol 7 en las categorías inferiores del FC Barcelona, ​​se estrenó en el fútbol sala con el Pony ‘s FS. Pilar Ribes (pívot) debutó en 1ª división hace siete temporadas en el legendario F.S. Gironella, de donde pasó a la AE Penya Esplugues. Graduada en Fisioterapia por la Universidad de Manresa, considera que el sacrificio que conlleva jugar en un equipo de élite merece la pena a pesar de la enorme dedicación y la alta exigencia que significa.

¿Cubiertos los dos primeros tercios de la liga como valoras la trayectoria del equipo y como ves los partidos que faltan?

Tuvimos un muy buen inicio de temporada y, aunque ahora no estemos en el mejor momento, el equipo trabaja a fondo cada día para recuperar las buenas sensaciones. Hay que tomarse cada partido de los que quedan como una oportunidad para trabajar mejor que el anterior. Estoy segura de que pronto llegarán los buenos resultados.

¿Cuáles son tus objetivos personales y colectivos con el AE Penya Esplugues?

No soy una persona que se marque objetivos. Ahora mismo y después de una lesión grave como la que tuve la pasada temporada, mi propósito es mejorar cada día y recuperar el nivel y la forma de antes. A nivel de club creo que sería muy chulo jugar la Copa ya que el año pasado se nos resistió por muy poco, pero considero que el objetivo del grupo debe ser mejorar día a día.

¿Qué representa para ti jugar a Fútbol Sala?

Jugar al fútbol para mí siempre ha sido más que un hobby. De pequeña jugaba al fútbol con la escuela y luego a fútbol 7. Cuando con 13 años empecé a jugar al fútbol sala no me hubiera imaginado nunca que llegaría donde estoy ahora. Personalmente, jugar a fútbol sala en esta categoría ha sido una recompensa a todos los años de trabajo. A medida que aumenta la exigencia también lo hacen los sacrificios pero vale la pena para poder disfrutar de este deporte.

A primeros de septiembre levantaste como segunda capitana de la AE Penya Esplugues la Copa Cataluña 2018. ¿Qué significó para una jugadora experimentada como tú? ¿Pesa mucho la responsabilidad de la capitanía?

El hecho de salir elegida como segunda capitana fue un orgullo para mí. Ver que tus compañeras confían en ti no tiene precio. Para mí ganar la Copa y poder levantar el trofeo fue increíble. Como ya he dicho antes, venía de una lesión que me tuvo apartada de las pistas ocho meses y la final era mi primer partido oficial. Así que no podía imaginarme volver de mejor manera. Está claro que ser segunda capitana es una responsabilidad, pero también es cierto que ser la segunda no comporta tanto como la primera. Sin embargo, si las compañeras han decidido que sea así, hay que intentar estar a la altura de las circunstancias. Para mí es la primera vez y aún tengo mucho que aprender.

El fútbol sala masculino tiene una fuerte proyección pública. No es el caso del femenino. ¿Te parece que las cosas están cambiando?

Es evidente que poco a poco las cosas van cambiando. En los últimos años ha habido avances pero también es cierto que todavía queda camino por recorrer. Con la primera Eurocopa este año se ha dado un gran paso y cada vez hay más implicación para fortalecer el fútbol sala femenino, para que cada día tenga más jugadoras, para que tenga mayor visibilidad y para que cada día tenga más repercusión en el mundo del deporte.

Volver arriba